desde mi córner

Luis Carlos Peris

También el Betis tuvo un pasado

Hoy recobra el club verdiblanco la vieja norma de celebrar brillantes hitos en su vida más que centenaria

SIEMPRE he considerado que reconocer el pasado es una forma de darle brillo al presente y de poner las bases para un futuro sólido. Cada vez que el Sevilla ha decidido otorgar un dorsal de leyenda, o recordar a prohombres en la historia del club me he manifestado calurosamente a favor. Todo eso chocaba con la forma de proceder del Betis durante el largo tiempo que padeció secuestro, pero todo tiene un final y hasta ese confinamiento que se eternizaba ha tocado a su fin. Y como las cosas por Heliópolis vuelven a ser como siempre debieron haber sido, pues en el Betis se ha llegado a la conclusión de que hubo un pasado a recordar.

Qué diferente hubiera sido el Centenario en este clima de libertad y, como esa efeméride, también muchas que fueron silenciadas por unos celos tan absurdos como impropios de ciudadanos normales. Y como aquello ya pasó, pues esta noche va a permitirse el Betis pegarse un homenaje en recuerdo de aquella primera Copa del Rey que conquistó hace treintaicinco años. Debió ser el día de su cumpleaños, pero como la tarde anterior se murió Miki Roqué, pues se ha guardado un tiempo de luto para que los béticos puedan rememorar aquellos goles que Javier López le marcó al legendario José Ángel Iríbar la tarde del 25 de junio del año 1977 o las paradas de Esnaola.

Debe ser una fiesta entrañable, como una especie de cuarto de los cabales en los que no le pedirán la antigüedad a nadie. Una fiesta en la que volverá a revolotear sobre el emocionado corazón de los béticos aquella memorable tanda de penaltis que tuvo en José Ramón Esnaola a su principal protagonista. Una noche en la que se recordará a dos figuras que tienen sus nombres labrados en el mejor mármol de la historia del Real Betis Balompié. Pepe Núñez, Rafa Iriondo y Antonio Picchi, que no podrán asistir por meras razones físicas, estarán en el corazón de una gente que, por fin, comprueba que este Betis tuvo un pasado antes de su secuestro y que en él hasta hubo cosas que celebrar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios