Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Bibí y Churra

EN Telecinco se quejan de lo lamiosa y apática que ha estado Bibiana Fernández en Supervivientes. De buena gana se hubieran llevado para los manglares a Belén Esteban, que les sube cualquier noche con sólo poner el gesto torcido. Bibiana no es Bibí. Es ya es una venerable señora y no tiene sus actuales orificios para farolillos, pero tenía que habérselo pensado mejor cuando le firmaron el cheque.

Mucho más venerable, elegante y cautivadora (diría que hasta sexy, sin pizca de ironía) es Churra. Toda una anciana ejemplar que pone tierra de por medio a todos los prejuicios sobre los viejunos españoles. La pontevedresa pondría en aprietos a más de una cuarentona puesta en el mercado. Churra cayó en Masterchef, la presión de las cámaras junto al perol es grande, pero hay que agradecer concursantes así, más positivos y encantadores que esos veinteñaeros que por tararear a Abril Lavigne ya se creen que han conquistado la cima y miran a todos por encima del hombro. Los de Masterchef deberían contar con Churra (aunque fuera de contexto esta frase suene fatal).

Y en Telecinco cerró El Príncipe. Hasta luego. Con crudeza y con las cartas intactas para exprimir más una historia que en principio se concibió para una sola tacada. Los cuerpos de los actores pueden más que los guiones y buena parte de la millonada de audiencia seguro que la veía por interés anatómico hacia los protagonistas. No deja de ser un Sin tetas no hay paraíso retocado, con máscara moruna y cáscara de modernidad, aunque habrá que reconocerles el mérito de haber enganchado sin fisuras a más de 5 millones de fieles tedetianos cada noche.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios