hoja de ruta

Ignacio Martínez

Bipartidismo desvencijado

SUENAN tambores de guerra en el PSOE. El perfecto bipartidismo español se está desvencijando por el flanco izquierdo a inusitada velocidad. Con un resultado que no ofrece tranquilidad: fragmentación, radicalidad, auge independentista. El hundimiento electoral de los socialistas en Galicia y el País Vasco ha puesto nerviosa a la tropa. Odón Elorza, ex alcalde de San Sebastián, pide una catarsis. El diccionario dice que eso significa purificación, eliminación, expulsión. La ex ministra Trujillo es más precisa. Espera la dimisión de Rubalcaba.

Adelantándose a la debacle electoral, el PSOE andaluz ya organizó un acto hace una semana en Sevilla con el jefe de los socialistas valencianos, Ximo Puig, para mandarle un recado al secretario federal: hace falta una oposición más profunda, con más ritmo y con una respuesta más ágil a los problemas. Total, que dos de las federaciones con más porte en el partido estaban suspendiendo a Rubalcaba antes de que las urnas lanzaran su veredicto.

El descrédito socialista es muy superior al deterioro del Gobierno. Y además no encuentra resistencia en su bajada. Griñán y su joven guardia pretoriana pretenden marcar el paso a la desorientada familia socialdemócrata española. Han lanzado la idea de un Estado federal, como si fuese el bálsamo de Fierabrás. Pero el asunto central no es cómo de federal sea del Estado, sino cómo de asimétrica resulte su configuración y financiación. Entretanto, el resultado vasco debilita en extremo la idea de Rubalcaba de que Patxi López pudiese sustituirle en el próximo cartel electoral. Y en sentido contrario, Griñán ha aumentado sus posibilidades después de la noche de ayer.

Por lo demás, las elecciones del domingo nos dejan un triunfo personal muy claro de Feijóo en Galicia, que ha evitado coincidir con Rajoy en los mítines y ha soslayado las siglas de su partido. Los liderazgos han sido rentables en la cita gallega, porque el otro triunfador, Beiras, sin dinero ni publicidad institucional, ha sacado nueve diputados. A quienes atribuyen las penalidades del PA a la falta de medios hay que recordarles que una idea y un líder son más importantes. En Euskadi han triunfado las marcas. El PNV sólo pierde 16.000 votos con la irrupción de Bildu y saca tantos diputados como PSOE y PP juntos. Es un partido menos conservador que los populares, menos izquierdista que los socialistas, menos radical en su soberanismo que batasunos y amigos. Está en el centro del patio y tiene toda la experiencia en el manejo del Gobierno vasco.

Mario Conde ha fracasado en su enésimo intento de blanquear su historial con un proyecto político. Con 15.700 votos y el 1,1% del electorado naufraga un nuevo intento de crear un partido a la derecha del PP. De momento el populismo gana enteros sólo por el flanco izquierdo del extinto bipartidismo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios