Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Del Bosque y su indiscutible valor

El seleccionador hizo lo que debía, pues a ver qué culpa tiene él de que monten un bolo al otro lado del charco

ANTE su complicación más gratuita, Vicente del Bosque dio su enésima lección de valor, de indudable entereza, citando a los que creía convenientes para ese bolo con México y haciendo oídos sordos a las más que posibles presiones de los, no se olvide, propietarios de los futbolistas. Dicho con todo respeto lo de propietarios, que luego puede surgir cualquiera acusándonos de apologistas de la esclavitud u otras lindezas parecidas. Pero son los clubes los que sostienen a estos privilegiados que, además, se encuentran con un dinero extra, una pasta, por hacer más de lo mismo pero bajo otra camiseta, la del equipo nacional.

Salvo Iniesta, el sub 21 Javi Martínez y los lesionados Reina, Albiol y Torres estarán en el Azteca todos los campeones y eso habla de la entereza de Del Bosque. El seleccionador ha hecho lo que debe y otra cosa bien distinta es la oportunidad o inoportunidad del partido. No es cosa del seleccionador la confección del calendario endemoniado y que registra la incongruencia de que este México-España se celebre un mes justo después de que Iker agarrase la Copa del Mundo con ambas manos. Un mes que es el vacacional y eso si obviamos la circunstancia de que si hace un mes de que se agarró la Copa, bastante menos es el tiempo transcurrido desde que se soltó.

El inconveniente mayor lo suponía la inmediatez de la Supercopa de España y también lo ha pasado por alto Del Bosque más que nada por la cosa del agravio comparativo y tal. Tanto Barça como Sevilla han de aportar lo que tienen, uno mucho más que el otro, y poco que objetar. A México no se podía ir con una opción B, sobre todo por la cantidad que supone el caché del campeón mundial, y también habrá sopesado Del Bosque que hay mucho que perder y también que ganar, pues desde ahora está obligada España a recitar el rol que se ganó el 11 de julio en Johannesburgo con gol de Iniesta, precisamente el único futbolista que Del Bosque se dejó en la bocamanga.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios