Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Bostonianos

LA cruda realidad de los Servicios Informativos de TVE ha quedado reflejada en el informe confidencial que terminó en manos de quienes eran criticados por tendenciosos y faltos de implicación en la casa. Desde el equipo del director Julio Somoano se observa como enemiga a más de media redacción y sobre todo a la portavocía de la infantería, el llamado Consejo de Informativos. Es el sino de la cosa pública en España: inserta en facciones de intereses y en estado de guerracivilismo, con represalias en nombre de quien esté en el Gobierno. Lo que pasa en RTVE no dista mucho de otros organismos públicos. La dimisionaria Cecilia Gómez tenía además razón en su última frase: Somoano lo tiene difícil. Pero porque ya llegaba con las cartas marcadas desde Telemadrid, una cadena desbaratada por su sectarismo y falta de rigor. Y la historia de los informativos TVE va lastrada con esos mismos defectos, en mayor o menor medida según la época.

El público desconfía cada vez más de los informativos de las cadenas públicas, nacionales o autonómicas, y eso que todavía no han caído de lleno en el puro magacín y la teletienda encubierta como sucede con las privadas. Mientras se multiplican canales y conductos para informarse, cada vez es más difícil sentirse bien informado.

En la noche del atentado de Boston destacó por su cobertura una cadena deportiva, Marca TV. Si la tertulia de Enrique Márquez se apasiona con simples anécdotas ligueras es comprensible que se creciera cuando trataban de actualidad mayor, incluido el tirón de orejas a un cónsul con reloj de mal funcionario. El mismo espíritu de ese bostoniano late precisamente en el seno de las cadenas públicas .

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios