El parqué

Pablo Cumella

Buen año

LA constatación de la mejoría de las principales economías del mundo permitió al Íbex cerrar el último mes el año con una subida del 2,54%, aunque por debajo de la cota de los 12.000 puntos tras dejarse ayer un 0,79%. El principal indicador del mercado español finalizó el mes en 11.940 puntos, un 29,84% más que a principios del ejercicio, y a un paso del máximo anual tocado en la penúltima sesión de 2009, que fueron las 12.035,10 unidades.

Diciembre fue el noveno mes del año que terminó con un saldo positivo, gracias en buena medida a algunos datos macroeconómicos publicados en EEUU. Por ejemplo, el índice de desempleo en noviembre bajó al 10%, lo que hizo coger fuerzas al Íbex y cerrar a primera semana con una subida que le dejó por encima de los 12.000 puntos.

También hubo puntos oscuros, como la fuerte corrección que sufrió la segunda semana, cuando perdió un 3,46% por la amenaza de S&P de rebajar la calificación de la deuda española. Esa semana, el Banco Central Europeo advirtió que "algunos de los factores que apoyan la recuperación económica son de carácter temporal".

La semana de navidades, pese a ser más corta de lo habitual, dio alas al mercado, que volvió a quedarse a las puertas de los 12.000 puntos, que batió en la última semana del año, aunque el saldo semanal finalmente fue negativo (un descenso del 0,23%).

En cuanto a los valores del Íbex, la gran estrella fue Telecinco, que se disparó casi un 34% después de anunciarse su fusión con Cuatro y su entrada en el capital de Digital +. Arcelormittal (+25%) fue el segundo valor más alcista, seguido de lejos por Abengoa (+13,65%) y Endesa (+13,16%).

En el extremo opuesto, Sacyr Vallehermoso, que se desplomó el 15,61% afectada por la decisión de Repsol YPF de rebajar un 19% el dividendo a cuenta de los resultados de 2009.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios