Palabra en el tiempo

Alejandro V. García

Buñuelo de viento

Ala brigada acorazada Anti Bibiana Aído se le ha estrangulado la carcajada en la garganta. ¡Qué pena! Ya lo tenía todo dispuesto para celebrar la pifia: la mandíbula relajada, la artillería de sarcasmos apilada, las referencias machistas en el cargador, los adjetivos infamantes en la cartuchera y las granadas rebosantes de cianuro antifeminista colgando del cinturón para su lanzamiento. Pero cuando todos los preparativos prometían una tremenda pirotecnia de chascarrillos tabernarios la croqueta del chiste se deshizo como si fuera una pompa de jabón. O un buñuelo de viento. ¿Qué ha pasado?, se preguntaron los concelebrantes con la mueca de la carcajada congelada en el rostro. O por decirlo en ripio riguroso: ¿Pero qué puñetas / pasó con las croquetas? ¡Ay, amigos!

El enunciado era muy sugestivo. La ministra de Igualdad decidió retirar el martes por sexista, durante una reunión de la comisión de Igualdad del Senado, un anuncio del Ministerio de Economía en el que promocionaba las Letras del Tesoro. En el reclamo una voz femenina decía: "Como psicóloga te digo que deberías dejar ese trabajo y olvidarte de tu mujer, que te absorbe toda la energía positiva". Y otra de hombre replica: "¿Dejar a mi Puri? ¡Pero tú estás loca, si mi Puri es lo más grande! Cómo se nota que no has probado las croquetas de mi Puri". Y luego, la conclusión: "Si tu vida es como tú eliges que sea, ¿tu inversión no debería ser igual? Compra Letras del Tesoro".

El anuncio, en efecto, es una solemne majadería que si la ministra Aído hubiera retirado por sí misma le habría supuesto una merecida reprobación. La clave es que la supresión la hizo a petición de María Jesús Sainz, senadora del PP y vicepresidenta segunda de la comisión de Igualdad en el Senado, que en su afán, supongo, de pillar con el pie cambiado a Aído llegó a calificar el anuncio como un "escándalo gravísimo" en línea "con los estereotipos más discriminatorios alejados de una sociedad democrática". Y a partir de ese momento se empezó a desinflar la croqueta y la carcajada vitriólica contra Aído se transformó en un feo rictus porque, digámoslo sin ambages, la derecha que milita en la brigada anti Bibiana no tiene sentido del humor para reírse de sí misma y reserva los cartuchos de sal para (dicho sea con perdón) los culos ideológicamente ajenos. ¡Triste humor el que carece de risa reflexiva y escoge la víctimas propiciatorias no por lo que dicen sino por el lugar que ocupan!

Por cierto, quizá sería oportuno plantearse si existen progres en el PP, si en su afán de buscar el centro los partidarios de Rajoy más que apostar por el buenismo están imitando los estereotipos progresistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios