La ventana

Luis Carlos Peris

Buscando un pelotazo con cara de clavo ardiendo

ESTAMOS inmersos en un desolador más de lo mismo, en un universo de desesperanza y miedo que, como decíamos ayer, hace que la pesadilla nocturna se agrave desmesuradamente al despertar. Hemos pasado, por ejemplo, del cleptómano al chorizo en esos reductos del capitalismo que son las grandes superficies. Supe de una señora de posibles que en su senilidad le dio por ir rapiñando cuanto le gustaba y la familia le puso a un propio que iba pagando las facturas que ocasionaba aquella cleptomanía. Han sido relevados los pobres cleptómanos por chorizos que van con una mano atrás y otra delante. No esos chorizos de cuello duro que nos andan esquilmando la vida, sino tipos que cabalgan a caballo de la necesidad. Y mientras, la cola donde expenden Primitiva, Bonoloto, Euromillón, Quinielas, demás parientes y afectos se alarga espectacularmente a la espera de un pelotazo con cara de clavo ardiendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios