La crónica económica

Redacción / Sevilla / Alberto / Laborda

La CEA muestra su preocupación por la actitud de CEOE ante el diálogo social Soberanos, es cosa de fondos

La patronal andaluza da un nuevo toque de atención a la gestión del presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán · Critica los "impulsos personales" sin debate previo

La Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) reiteró ayer su desacuerdo con determinadas formas de actuar del presidente de la patronal nacional CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. El comité ejecutivo de la CEA expresó públicamente su "preocupación" por la situación ante el próximo proceso de diálogo social nacional.

"En el actual contexto económico, el diálogo social debe ser fruto del análisis y del consenso interno a fin de que contribuya eficazmente a la competitividad de las empresas y al crecimiento económico". "Asimismo, la gestión de la organización no puede estar basada en impulsos personales que, incluso pudiendo ser atinados, no son fruto del correspondiente debate".

La patronal andaluza presidida por Santiago Herrero criticaba así de forma velada la cascada de declaraciones realizadas en las últimas semanas por Díaz Ferrán sobre la actual situación económica y sus previsibles consecuencias. Herrero compitió por la presidencia de CEOE con Díaz Ferrán el año pasado y desde entonces existe entre ambos un desencuentro sobre el modelo de patronal que debe prevalecer.

Entre otras opiniones, el presidente de CEOE ha señalado que la economía española necesita "medidas agresivas" de tipo legislativo y fiscal para evitar que el número de parados crezca en medio millón de personas durante este año. También ha asegurado que la coyuntura económica actual no es la más adecuada para que el Gobierno haga efectiva la promesa electoral del PSOE de elevar el salario mínimo interprofesional de 600 a 800 euros, medida que de llevarse a cabo sería "un desastre", según ha afirmado esta semana.

También se ha pronunciado a favor de flexibilizar más el marco laboral nacional y de que prime la moderación salarial a la hora de renovar los convenios colectivos.

Ante todos estos pronunciamientos, la CEA replicó ayer que valora "la importancia y trascendencia de que la posición de CEOE se adopte conforme a la práctica habitual: debate entre los órganos de Gobierno de la propuesta presentada por la presidencia, por los técnicos o por el resto de las organizaciones y empresas, y puesta en práctica, en su caso, de los acuerdos adoptados".

"En consecuencia, las declaraciones públicas deberían acomodarse a los tiempos de preparación y de elaboración de las decisiones colegiadas. En caso contrario se pueden producir impresiones no deseadas o incluso entrar con posterioridad en falta de coherencia o clara contradicción".

La patronal regional insiste en su comunicado en que la gestión de la CEOE "debe estar basada en la confrontación de ideas, diálogo y el consenso para la defensa de los intereses de todas las empresas, sectores y territorios".

PERMÍTASEME parafrasear el antiguo eslogan de una conocida marca de bebidas alcohólicas para introducir el tema de este artículo: los fondos soberanos. Los fondos soberanos son vehículos de inversión propiedad de un Estado, es decir, su cartera de inversiones pertenece al Estado, no a particulares. Están constituidos con las reservas de divisas que muchos países emergentes acumulan debido a la subida de precios de las materias primas o a las exportaciones. Por lo tanto, son países como Emiratos Árabes Unidos, China, Rusia o Singapur los propietarios principales de estos fondos; Noruega también gestiona un importante fondo soberano, fruto de sus yacimientos petrolíferos del Mar del Norte.

Desde hace unos meses, especialmente tras la crisis de las hipotecas subprime en EEUU, los fondos soberanos están cobrando una enorme relevancia en la economía internacional. Un fondo de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, ha comprado casi el 5% del gigante financiero norteamericano Citigroup; entre el 3,5% y el 5% del capital de Sony, lo ha adquirido un fondo de Dubai; el grupo belga-holandés Fortis tiene el 4,2% de su capital en manos de una aseguradora china. Y estos son sólo algunos ejemplos destacados, la punta del iceberg, como suele decirse.

Aunque las estimaciones son muy complicadas y la opacidad es una de las características significativas de estos fondos, se calcula que el patrimonio de los fondos soberanos se cifra en más de 3 billones de euros. Para 2012, sumando las inversiones y las reservas en divisas, pueden alcanzarse los 12 billones de euros. Semejante cantidad de dinero en manos de países tachados de poco democráticos e interesados en sectores estratégicos de la economía, como son el financiero o el energético, está levantando ciertas ampollas. Valga como ejemplo que un fondo de Dubai planteó la compra de los puertos de EEUU; ante esto, el gobierno norteamericano se olvidó del libre comercio y demás principios inamovibles para bloquear la operación a toda costa.

Los fondos soberanos tienen ya una cierta historia en España. ¿Recuerdan a KIO? La Oficina de Inversiones de Kuwait es un fondo soberano. Sus inversiones fueron recibidas como uno de los hitos de la economía española. KIO hizo una serie de importantísimas inversiones y dejó unas magnificas torres en Madrid con su nombre.

Desafortunadamente, las cosas se complicaron y todavía colean en los juzgados algunos de los problemas que se crearon.

El último y sonado acercamiento de un fondo soberano a la economía española ha sido el caso de la inmobiliaria Colonial. Como es sabido, esta empresa ha llamado la atención del fondo soberano de Dubai. En este caso no ha llegado a concretarse un acuerdo, pero no deja de ser relevante que inversores de esta talla se fijasen en una empresa andaluza. Como señalaba anteriormente, pienso que estamos viendo sólo la punta del iceberg. Los fondos soberanos constituyen una más de las grandes transformaciones que la economía y las finanzas están sufriendo en estos inicios del siglo XXI.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios