desde mi córner

Luis Carlos Peris

Caer cuando es obligado ganar

La jornada fue funesta para el fútbol según Sevilla por desperdiciar dos duelos donde sólo cabía la victoria

DURANTE la temporada hay una serie de partidos en los que ganar es algo que se hace de obligado cumplimiento. Una jornada de esas ha sido ésta para el fútbol según Sevilla y en ambas aceras se ha fallado estrepitosamente. Eran dos partidos de cercanía geográfica sin nada que ver con un derbi, pero ambas eran dos latas en las que había que meter la mano para dejarla vacía, sin nada del botín que atesoraban. Por supuesto que todos los partidos tienen el mismo valor, tres puntos, pero tanto el choque del Betis con el Granada como el del Sevilla con el Málaga llevaban aparejado el plus de colisionar con rivales directos.

Todo empezó en horario matinal, donde el Betis apareció como si aún estuviese retozando en la cama. Ha dicho Mel que el equipo salió con una considerable falta de actitud y no le falta razón, pero debería haber añadido un mea culpa que todos hubiésemos agradecido. Y es que el desastre empezó en la pizarra, pues debería saber ya el gran Pepe Mel que Juanma y Salva Sevilla se hacen incompatibles, ya que juntos provocan una sobredosis negativa de una cualidad imprescindible en el fútbol de hoy, la intensidad. Son dos buenos futbolistas, pero juntos le hacen la vida feliz al rival y le añaden una enorme carga de trabajo al compañero.

La nefasta jornada se cerraba de noche en el Paseo de Martiricos con un Sevilla que defensivamente se parecía al Betis a través de un primer tiempo en que fue literalmente laminado por al Málaga. Marcelino culpa a la baja de Reyes, pero es que Reyes estaba reparándose a la vista de todos mientras sus compañeros calentaban. Si no estaba para jugar, pues no pasa nada, que el Sevilla vivió sin él hasta hace unas semanas y no sabe qué es ganar con él en la partida. Luego de nivel, pero poco tiempo, insuficiente para arreglar el desaguisado. Eran dos triunfos de obligado cumplimiento y se convirtieron en dos derrotas muy merecidas. Jornada asaz funesta, ¿no?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios