Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

Camisa blanca

ACésar Luena, que es el número dos del PSOE federal, lo reciben mejor en la sede de Génova que sus compañeros andaluces en el Parlamento de las Cinco Llagas. Cuentan que el riojano ya no soporta los desplantes sureños y que confía en Susana Díaz tanto como en María Dolores de Cospedal. Pedro Sánchez, el Guapo, es más fino, pero también deja ver ese desdén que mostró en Alcalá de Guadaíra en la campaña electoral. El último encontronazo entre Susana Díaz y Pedro Sánchez se ha producido como consecuencia de la reforma de la Constitución que propondrá el PSOE. Realmente, no podría explicar qué diferencias separan a Susana del Guapo en este asunto, pero quedénse con algo: es lo mismo, si Pedro fuese mudo a Díaz no le gustarían sus silencios. La dirección del PSOE andaluz asegura que no aceptará ningún paso atrás respecto al 28-F, la del café para todos, aunque lo que no se explica bien es a qué viene este temor. En el grupo que Pedro Sánchez ha constituido hay dos andaluces: el catedrático granadino Gregorio Cámara, que redactó una propuesta de Constitución federal para el PSOE andaluz, y Amparo Rubiales. Y además colabora con ellos el sevillano Antonio Pradas, que es el responsable de política federal en la Ejecutiva de Sánchez por la intermediación de Susana Díaz. ¿Que qué les separa? La camisa. A Susana no le gusta la camisa blanca.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios