valor añadido

Carmen Calleja

Carme Chacón

CON ocasión de las primarias para elegir al candidato socialista a las últimas elecciones generales, escribí sobre Carme Chacón. Dije lo equivocado, en mi opinión, de haber forzado a Chacón (¿quiénes?) a abandonar aquella competición. Y también sobre la mayor conexión con las capas de jóvenes e intelectuales que representaba, en comparación con Rubalcaba. Ahora sí vamos a tener primarias y nadie le ha pedido a Chacón que se retire, afortunadamente. Otra vez su alternativa es Rubalcaba.

Los dos candidatos son muy valiosos y lo acreditan sus respectivos currículos. Griñán ha dicho, con acierto, que habrá que esperar, para cerrar una opinión, a que expresen sus propuestas y, muy importante, ver qué equipos les acompañarán.

Acerca de las propuestas, Chacón está llevando la iniciativa con relación a un nuevo modelo de partido, más en conexión con la sociedad. Rubalcaba está incorporando algunas de las fórmulas enunciadas por Chacón en estos asuntos, lo que es estupendo; pero está quedando claro de quién parten los avances.

Hay dos aspectos, entre muchos, por los que prefiero a Chacón. Uno porque disiento de quienes apoyan a Rubalcaba por creer que aún no está el partido preparado para elegir al secretario general y futuro candidato a presidente del Gobierno (doble condición en la misma persona, como es costumbre en el PSOE). Quienes así opinan defienden un período de transición, con un secretario que no se presentaría a las elecciones y que tutelaría al grupo parlamentario y al partido hasta tener claro durante la legislatura quién debería encarnar el doble puesto. Este planteamiento es un verdadero insulto a militantes y diputados, a los que así se les considera menores de edad. En el fondo, buscan un compás de espera hasta encontrar a quien les asegure el control del partido y su lugar de poder en el mismo. Rubalcaba, una vez más, sería su hombre. Mejor Carme Chacón.

El segundo aspecto es el de quiénes están en las respectivas plataformas de los candidatos. Ésta es una buena guía para conocer los propósitos de uno y otra: fijándonos en quienes con más ahínco trabajan en cada candidatura tendremos una idea muy certera de sus planteamientos políticos. No me refiero a mayores frente a jóvenes, sino a personas de trayectoria clara o menos clara, siempre refiriéndome a ideas de progreso y avance en la gestión del partido. Mejor Carme Chacón.

Tiene razón Carme Chacón cuando rechaza periodos de interregno. Y no se hace acompañar de nadie que conciba el partido de forma patrimonial. Además, ya es hora de tener una mujer, válida y experimentada, como futura presidenta del Gobierno. ¿Será el PSOE el primero que confíe en una mujer para esto? Sí, el PSOE está preparado y Chacón está lista.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios