Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Carnaval

UNA cadena regional, Metropolitan, se ha puesto en el mando gracias al concurso del Carnaval de Cádiz. Las coplas del Teatro Falla han sido durante años un acontecimiento televisivo para los andaluces, pero el agotamiento al que se le somete y el propio desgaste de los autores van condenando al certamen de Cádiz a unos índices de audiencia más bien discretos. Los buenos repertorios están ya al alcance de unas teclas y de unas descargas. No hace falta aguantar horas y horas sobre lo que se cuece en el telón gaditano. Muy buena voluntad, y sobre todo amor propio, ha tenido Canal Sur para firmar este convenio pepero (por La Pepa). La cadena municipal Onda Cádiz entrega los concursos a la RTVA con las puntas ya carbonizadas.

En esta edición quien se ha convertido en retroalimentación de guasa, y con millares de comentarios en internet, es el conductor de los comentarios televisivos para Metropolitan, Agustín Bravo. Ya sabíamos que no sabía de Carnaval, pero esa condición nunca era imprescindible en los tiempos de Telesur, por ejemplo, en aquellos años 80 cuando todavía había que explicar la diferencia entre una comparsa y una chirigota.

Bravo ha vivido unos tiempos más brillantes y en sus retransmisiones gaditanas, tan criticado por muchos, ha hecho gala de corrección y de respeto, que ya es bastante. Padece del defecto habitual de las retransmisiones carnavalescas: el blablablá. Se parlotea mucho, un vicio procedente de la radio. Existe un horror vacui auditivo. Las actuaciones no necesitan de comentarios evidentes y con google cualquiera puede presumir de banco de datos. Para una representación teatral no nos haría falta que entre los silencios nos dieran la lata sobre el vestuario o sobre el libreto. Un apunte, un detalle desapercibido, una incidencia. Poco más. El Carnaval, para tantos 'picaos', se cuenta por sí solo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios