El buen yantar

Juncal / Dirección: C/ Luis Huidobro, 23

Casa Paco

EL buen comer" pone en la tarjeta de este restaurante situado en la calle de tan ilustre y gastronómico apellido. Para poder encontrarlo: vaya por la calle Sinaí, cerca de Santa Justa y, en la esquina del sex-shop o de la Cervecería Sinaí (como prefieran) está la calle. Complicado llegar la primera vez, pero seguro que ya no se les olvida nunca.

Me recuerda mucho al bar Yebra. Al principio son pequeños bares de barrio, con unas cuantas tapas buenas, pero con el tiempo se va corriendo la voz y se van ampliando, incluso cambian de local. En Casa Paco pasa algo parecido. El local originario, el de la barra, sigue igual, pero en el local de enfrente abren el restaurante y usan el sevillano modo de pasar los platos cruzando la calle; y si llueve, pues con paraguas.

El local es pequeño, 6 ó 7 mesas. En la decoración no te fijas pues todo está lleno de magníficas botellas: de vino, licores, cavas y, en un lugar preferente, como si fuera un altarcito, una botella de Johny Walker etiqueta azul y otra de etiqueta verde; y en pleno Políngano. El ambiente es absolutamente heterogéneo, como es habitual en todos los restaurantes de Sevilla: la mesa de amigos en la que no falta de y la mesa de la pareja que, con una ración, echa la noche. El trato es el mismo en todos los casos: exquisito.

El éxito está en su cocina. La oferta gastronómica es excelente: tres tipos de salmorejos, el bonito del Norte de uno de ellos es de altísima calidad. Recomendables: las taleguillas, queso Balanchares, lomo de ciervo al Ramón Bilbao, jabalí en salsa de castaña, solomillo a la mostaza antigua o presa ibérica al Emilio Lustán. En pescados no se pierdan el pez espada a la mostaza, el atún al ajillo, los huevos de chocos, fritos o a la plancha, y unos exquisitos chocos Sinaí. La carta es variada; continuamos para bingo: chipirones con arroz, boletus con foie y el sublime nido de patatas rellenas de caviar de erizos gratinados sobre algas de mar. ¿Sorprendido? Puedo seguir, pero vaya, pruebe y sorpréndase también con los vinos. Tiene una de las mejores bodegas de Sevilla.

Como lo perfecto es enemigo de lo bueno, los postres son mejorables pero se acompañan con un limoncello especial y ya está.

Casa Paco, donde sólo el vino recibe más atenciones que el cliente…

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios