La ventana

Luis Carlos Peris

Catorce años de la madrugada más infame

CATORCE años ya, qué barbaridad, qué de cosas han pasado desde aquella noche de enero en que el camino a casa fue una especie de calle de la Amargura para un joven matrimonio que iba al encuentro de sus pequeños, que dormían ajenos a la gran catarsis de sus vidas. Catorce años ya de que nos quedásemos sin Alberto y Ascen por culpa de esa gente que ahora anda exigiendo desvergonzadamente unos derechos que ellos fueron quebrando a través de cerca de mil asesinatos. Aquella madrugada infame hizo que se le pararan los pulsos a Sevilla mientras el dios de la lluvia lloraba mansamente sobre sus calles. Y lo que no sé es qué pensará Alberto desde el más allá viendo cómo sus asesinos gobiernan en muchos puntos del País Vasco, cómo sus presos gozan de más bendiciones que nunca y cómo hasta en un futuro cercano hasta pueden mover los hilos de Ajuria Enea. Catorce años ya, qué espanto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios