Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Certificado de calidad

LEO en el blog de Berta González de Vega (http://www.lacoctelera.com/martinidemar) una reflexión sugestiva sobre el caso del gobernador putero de Nueva York, Eliot Spitzer, muy puritano él de puertas afuera. Un tipo rico de familia, con pinta de lechuguino, casado con una señora estupenda, que ha hecho un papelón saliendo a su lado para que se dé golpes de pecho ante la prensa y para que dimita con solemnidad. Un hombre contradictorio hasta en cómo se llama. Tiene nombre de agente antimafia y apellido de laboratorio de pastillas contra la disfunción eréctil. En Estados Unidos importa mucho la vida privada; aquí somos, de largo, mucho más liberales.

-Hombre, salvo que un aficionado a la prostitución masculina resulte ser un ultra católico, contrario a los matrimonios homosexuales, que paga sus consumiciones con la Visa municipal de Palma de Mallorca, como el bueno de Rodrigo de los Santos.

-Pues eso, salvo en casos tan flagrantes, aquí somos muy tolerantes en materia de costumbres. Incluso hay ex presidentes del Gobierno que dicen en público que nadie les debe decir a qué velocidad pueden conducir, ni con cuántas copas de más.

En todo caso, mi amiga Berta propone un juego didáctico sobre la vida privada de nuestros políticos, que no es en absoluto irrelevante. Es un test de coherencia. Sería a los políticos como las normas ISO de calidad de las empresas industriales, un certificado que podrían presentar a los electores como garantía. Montilla multa por rotular en castellano a un comercio de Barcelona, pero a sus trillizos los lleva a un colegio inglés. Que se sepa dónde van los hijos de los dirigentes políticos estaría bien. También sería estupendo conocer si tienen seguros sanitarios privados, si utilizan el transporte público, en qué tipo de casas viven, y qué biografía profesional han atesorado al margen de la política.

Y ya, embalados, podemos preguntar cuántos vehículos tiene a disposición una institución y qué uso hacen de su coche oficial los políticos: horario e itinerario, como las cofradías. Así se evitarían abusos. El gasto de la Visa oficial podría figurar en internet, así habríamos sabido enseguida que el homófobo concejal de Palma se estaba dejando parte del presupuesto municipal en muchachos de alquiler. Asimismo, es pertinente conocer el uso que hacen de su teléfono móvil. Conozco un importante político socialista que sostiene con energía que el móvil oficial es un pago en especie. Ignoro si cotiza a Hacienda por semejante complemento salarial. En fin, hay cuestiones que aunque privadas nos definen a los políticos. Y nos permitirían evaluarlos mejor a la hora de acudir a las urnas. Pero, como sobre gustos no hay nada escrito, verán cómo a los interesados no les parece tan buena la idea. Una pena.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios