PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Chapapote en Doñana

FÚTIL tarea es la de ponerle puertas al campo y sordina al mar, tanto como la de negar la evidencia. Las palabras chapapote y Doñana se han unido en fatídica pareja de baile y ello va a manchar la imagen de Andalucía, porque Doñana es una marca medioambiental conocida en el mundo entero y existe una especial sensibilidad internacional a todo lo que ocurra en dicha reserva de la biosfera. Cuando se produjo la pasada semana la fuga de hidrocarburos en la refinería de Huelva, desde las instancias oficiales se le quitó yerro al accidente. Pero el vertido, aunque su cuantía sea muy pero que muy inferior al de los siniestros de buques petroleros en alta mar, ha puesto en un brete a la joya ecológica de Andalucía la Baja y de paso a la temporada turística de agosto en Mazagón, Matalascañas y Sanlúcar. Miles de lectores, veraneantes habituales de dichas playas sevillanas, son testigos a pie de orilla de que las galletas no son de chocolate sino de chapapote.

A la espera de que Caballero Bonald, Carmen Laffón, García Montero, Miguel García Posada, Julio Manuel de la Rosa y demás nombres de la cultura con querencia sanluqueña se unan en un manifiesto para reivindicar la protección de la Punta del Malandar y demás geografía de la madre de todos los mitos andaluces; y, por otro lado, desde la orilla científica, los Javier Castroviejo, Fernando Hiraldo, Miguel Delibes de Castro y demás nombres de la ecología se pongan de acuerdo en otro manifiesto en defensa de Doñana (incluidos sus aves y peces) como Patrimonio de la Humanidad, rogamos que se den prisa en retirar las galletas antes de que Zapatero se plantee pasar allí unos días de vacaciones y le pregunten en Bajo de Guía cómo salvaría las marismas de Huelva, Doñana y la desembocadura del Guadalquivir de una gran marea negra, ahora que barones de su partido quieren multiplicar la actividad petrolera del puerto onubense.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios