Calurosos días de verano y cada cual busca el refugio para refrescarse, como en este caso las clásicas palomas que vuelan por la calles de la ciudad, que aprovechan los chorros de agua de los surtidores de una de las muchas fuentes publicas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios