la tribuna

Catalina Lara

La Ciencia está en buenas manos

CUANDO poco antes de la Nochebuena conocimos la estructura ministerial del nuevo Gobierno de España nos preocupó, y mucho, que ni un solo ministerio luciera en su título la palabra Ciencia, o Investigación, ni siquiera Innovación. Después vimos a Cristina Garmendia entregar la cartera del extinto Ministerio de Ciencia e Innovación al nuevo ministro de Economía y Competitividad, viva imagen de La rendición de Breda. Una especie de abatimiento cayó como lluvia de invierno sobre quienes pensábamos que esto era un nuevo paso atrás hacia las nefastas palabras "que inventen ellos", que dijo un triste filósofo y que tanto daño hicieron al desarrollo de la ciencia en nuestro país.

Sin embargo, poco antes de la Nochevieja hemos sabido que Carmen Vela Olmo pasaba a hacerse cargo de la recién creada Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, y ese abatimiento ha desaparecido dejando paso a la esperanza. Enhorabuena, señor De Guindos: ha hecho usted una magnífica elección.

Como ya han resaltado algunos periódicos, Carmen Vela es bioquímica y directora general de Ingenasa, empresa biotecnológica dedicada a la investigación y el desarrollo de productos de sanidad animal, tiene un amplio currículum de artículos de investigación y patentes, preside la Sociedad Española de Biotecnología (Sebiot) y durante muchos años ha participado en comités asesores de ciencia y tecnología en España y Europa. Posee, pues, un perfil profesional impecable para el cargo.

Pero Carmen Vela es mucho más, y al tiempo que hacía todas estas cosas desarrollaba otra faceta no menos importante de compromiso social, como defensora de la plena integración de las mujeres en el sistema de Ciencia y Tecnología en Europa. Junto con otras científicas procedentes de universidades, centros de investigación y empresas de varios países europeos, fue coautora del Informe ETAN de la Comisión Europea Políticas científicas en la Unión Europea. Promover la excelencia potenciando la igualdad de géneros publicado en 2001. Este informe, primero en el que se analizaban con métodos científicos la magnitud y las causas de la escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en investigación en la Unión Europea, proponía medidas políticas para resolver y prevenir este problema que están aplicándose en la gran mayoría de países miembros.

Su primera conclusión ya dice que la infrarrepresentación de mujeres en ciencia y tecnología pone en peligro los objetivos europeos de alcanzar la excelencia científica porque se deja perder el talento de muchas mujeres altamente preparadas, y esto es un despilfarro de recursos humanos y una injusticia.

Consecuentemente, Carmen Vela ha proclamado en muchos foros que el talento de las mujeres es un recurso que debe protegerse y aprovecharse a nivel académico y empresarial si queremos tener una ciencia de calidad. En esta misma línea, en 2001 fundaba con otras científicas españolas la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT, http://www.amit-es.org/), de la que fue presidenta en el periodo 2007-2010, cuyo lema es precisamente Juntas para promover la plena integración de las mujeres en el sistema de Ciencia y Tecnología. Posteriormente fue también una de las fundadoras del Grupo de Trabajo de Mujeres y Ciencia de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM).

Tuve la suerte de formar parte de la Junta Directiva de AMIT que presidía Carmen Vela y trabajar con ella, y conozco de primera mano su forma de organizar, analizar y tomar decisiones. Sobre una gran capacidad de trabajo, superpone la habilidad de desarrollar y ejecutar sus ideas con inteligencia, dulzura, decisión y buenas maneras. Es también una mujer valiente. Sin duda hay que serlo para aceptar este cargo en tiempos de crisis, que han reducido la responsabilidad y competencias de un ministerio esencial a una Secretaría de Estado cuyo presupuesto anual ya ha sufrido recortes.

Pero Carmen Vela tiene experiencia en salir airosa de situaciones difíciles y poner a flote empresas en apuros. Confiamos plenamente en que va a trabajar duro por llevar esta a buen puerto, y le deseamos toda clase de éxitos. En los tiempos difíciles que estamos viviendo y los que se avecinan, tener ahí a Carmen Vela es una tranquilidad: la investigación en España está en buenas manos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios