La ventana

Luis Carlos Peris

Cincuenta años ya y el proselitismo se multiplica

CINCUENTA años que se recuerdan a diario por todos los que profesaron esa fe desde entonces y que viven hogaño los que se acercan a esa exposición de vivencias que ayer se inauguró en el Palacio de Congresos. Radiador, novillo de Benítez Cubero, y el bastidor de albero del Baratillo para la más sorprendente explosión que vivimos los que estuvimos a tiempo de vivirla. Curro Romero, una forma de entender el toreo, de vivir la vida, de convertir en sueño la realidad, justo al revés de lo corriente. Se conmemora en la Feria del Toro aquel acontecimiento que tuvo la virtud de convertir a Sevilla a una nueva forma de sentir las cosas y de gozar el toreo. Cincuenta años de currismo con algo sorprendentemente inaudito, el de que cada día haya más seguidores de ese mago, una secta plagada de prosélitos que jamás vieron al torero; ni bien ni mal, simplemente que no lo vieron y que hoy lo adoran.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios