Editorial

Clases medias, sí; el consenso, también

EL congreso que los socialistas andaluces clausuraron ayer en Granada ha sido un claro ejemplo de un congreso de un partido en el Gobierno, del que gobierna en Andalucía desde que ésta alcanzó su plena autonomía. No ha sido un congreso de grandes novedades, aunque sí parece que anticipa algo: el giro del PSOE andaluz hacia las clases medias urbanas, mayoritarias ya en nuestra comunidad. Habitantes de ciudades y de pueblos que, aunque guarden esta denominación, lo han dejado de ser. Las últimas elecciones del 9 de marzo han mostrado a los socialistas andaluces que gran parte del electorado ya no vota por recuerdos históricos, sino por las perspectivas de futuro. Las tradicionales invocaciones al miedo "a la derecha" están dejando de funcionar y, aunque muchos admitan que Andalucía ha cambiado sustancialmente en las últimas décadas, y en especial en las zonas rurales, esto ya no basta para seguir manteniendo los apoyos. Este reconocimiento por parte del PSOE es positivo, y en sus manos queda reformular un proyecto distinto para una Andalucía que ya no es la que era, pero que también debe aspirar a dejar de figurar en los puestos de cola del país. Pero todo ello resultará más fácil si los dos grandes partidos andaluces, PSOE y PP, fijan espacios de consenso en los grandes asuntos que interesan a la comunidad, temas que en realidad no les distancian demasiado. Por eso ha asombrado que el secretario general de este partido y presidente de la Junta, Manuel Chaves, diera por cerrada esta posibilidad, y más cuando fue él mismo quien desde el principio de esta legislatura fijó los cuatro o cinco asuntos básicos. Chaves manifestó ante el plenario de los socialistas que afrontarían solos la crisis económica porque no esperaba apoyos del PP. Ayer domingo matizó sus palabras, pero el presidente y su partido deberían demostrar con hechos esa voluntad. También los populares. Espectáculos tan bochornosos como los vividos la semana pasada en el Parlamento andaluz, donde se entrecruzaron insultos y sandeces, ni deben cegar el camino del consenso ni deben repetirse más.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios