desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Clásico acorta la duermevela

En esta semana del partido de los partidos de Sevilla, el Madrid-Barça se entromete y le aplaza el interés

CAMINA la semana del derbi de forma acelerada, pero lo de mañana en el Bernabéu es como un telón que todo lo tapa. Ese primer partido entre los dos colosos de los cuatro o cinco que pueden darse de aquí a mayo deja sin luz todo lo demás y eso que lo que el Betis recitó el domingo en el Camp Nou tuvo su luminosidad. Se ha llegado a dudar de su importancia, de si valió la pena, sobre todo viendo el resultado y también por la ausencia para el choque con el Sevilla de Mario, el central más fiable del plantel. Pues claro que mereció la pena ese baño de prestigio con una carga de reconocimiento que enriquece la autoestima.

Lo del domingo por la noche en el Camp Nou fue un campanazo que los béticos han de agradecerle a su equipo. Agradecimiento a la imagen que el equipo dio del club y agradecimiento a que el bético se sintiera a gusto escuchando, por fin, hablar con sentido, lógica y buenas maneras a su presidente. Claro que valió la pena lo del Camp Nou aunque la ausencia de Mario pueda desequilibrar el derbi desfavorablemente. El Betis, que nunca fue un cualquiera ni uno más, lució en el mejor escaparate unas galas que resultan imposibles para la mayoría. Le jugó de tú a tú al Barça y sólo claudicó cuando se quedó con uno menos, ¿cómo no va a merecer la pena?

Llega el derbi que debiera ser el de Nervión si no hubiese mediado la desafortunada huelga de agosto y arriba oscurecido por el suceso de mañana en el coliseo de la Castellana. ¿Pronóstico? Tan incierto es a priori ese partido como el del sábado, tan complicado es meterse en libros de caballerías en uno como en el otro. La verdad del cuento es que ambos colosos llegan con un esfuerzo en las piernas con el que no contaban, ni con lo que uno sufrió en Palma ni con lo que el otro corrió tras el balón que le escondió el Betis durante más de una hora. El Madrid descansará un día más y juega en casa, ¿será esto decisivo? O también lo de que alguna vez habrá de ser, ¿no?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios