Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Complicado, sí; no imposible

El partido de esta tarde en Oporto se contempla más difícil que antes de la ida, pero no se trata de una montaña

CUANDO la tarde en la bella ciudad portuguesa donde muere el españolísimo río Duero vaya buscando las tablas, el Sevilla se estará jugando el curso. Nada más y nada menos que tirar la moneda al aire sin vuelta atrás, sin opciones para la revancha. Es una misión complicada ésta que afronta el Sevilla en Oporto, en ese modernísimo estadio del Dragón que se levantó para la Eurocopa de 2004. Era complicada y más que se complicó en la infausta noche del pasado jueves, pero hay que recalcar y constatar que nada debe ser imposible para este Sevilla por muy dubitativo que se muestre bajo la batuta de Gregorio Manzano.

Dijo el susodicho Manzano a la terminación del partido con el Hércules que ésa era la línea que debía seguir el equipo para que las cosas sean como anhela el sevillista. No creo que esa línea sea la adecuada para salir con bien esta noche, pues no se confirma que el rival vaya a ser del potencial que en Nervión exhibió el equipo alicantino. No, no es la línea que el Sevilla debe observar en esta atardecida junto al Atlántico. El Sevilla no puede conformarse con jugar como jugó contra un Hércules incapaz de acercarse a la portería contraria, sino que ha de recordar al que llenó de orgullo a su gente y de plata las vitrinas en el bienio más glorioso de la centenaria institución blanca.

Hay que marcar dos goles, por lo pronto hay que tener una producción atacante más feraz que la exhibida el pasado domingo. Es más, debe el Sevilla asemejarse al que se batió con el Oporto en la ida, pero cuidando la viña con más celo del que mostró en esa infausta noche. El triunfo contra el Hércules sirvió para quebrar una dinámica nefasta pero sólo para eso. Esta tarde van a necesitarse argumentos más sólidos, que al otro lado de la cancha aguarda un aristócrata europeo de los de verdad, de los que han ganado todo lo ganable. ¿Misión imposible? No, por favor, pero con otra línea muy distinta a la que se mostró el domingo y que tanto agradó al entrenador.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios