PASA LA VIDA

Compre regalos y el Ayuntamiento le sortea premios

NO hay municipio sevillano que deje de estimular el consumo en la temporada navideña. Uno de los más curiosos es Montellano. En su Ayuntamiento, viendo que los monederos han estado más fríos que el termómetro de este otoño gélido, han lanzado la campaña Compra en Montellano. En el patio central del Consistorio hay una urna donde los vecinos pueden introducir una copia de sus resguardos de compra, sellados por los comerciantes, lo que les da derecho a un sorteo el 7 de enero, comienzo de la cuesta posvacacional. Los diez ganadores recuperarán el dinero gastado en esos regalos, hasta un máximo de cien euros, y también obtendrán lotes de productos y cheques de compra.

En eso pensaba ayer cuando atravesaba la calle Tetuán, tan concurrida como era de prever, y en el Ayuntamiento la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto, entregaba los premios de un concurso de belenes populares, ligado a la feria de los comerciantes de belenes en la Plaza de San Francisco. A los ganadores se les dieron vales por cantidades entre 50 y 350 euros canjeables en las casetas belenísticas. ¿Acabará el Ayuntamiento de Sevilla adaptando a su estilo la campaña de Montellano y, cuando se vaya El pensador de Rodin, pondrá una urna en el vestíbulo de las Casas Consistoriales para montar un sorteo con justificantesde compra? Es la única cola que superaría en longitud y tiempo de espera a la del belén de Cajasol.

Tan dados como somos en esta tierra a las rifas y las tómbolas, que hasta se consagra con tintes de azar y bombo de lotería la búsqueda de una vivienda, habría que hilar fino con el ejemplo de Montellano porque nos puede salir el remake de una película de Berlanga, con todos los gremios de comerciantes pidiéndole audiencia al alcalde para estimular la compra en enero de abrigos, de novelas de amor en febrero por San Valentín, de trajes de flamenca en marzo y de ventiladores en abril. Llega el invierno y se me aparece en blanco y negro. Hasta los décimos enterrados en el socavón de la Puerta de Jerez me transportan a los tiempos de Pepe Isbert.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios