Desde el fénix

José Ramón Del Río

Comunistas cofrades

AQUÍ, en Andalucía, las ideas políticas y los sentimientos religiosos no van de la mano. Usted habrá leído que militantes de IU de Trebujena, al observar que la iglesia del pueblo estaba ardiendo, se bajaron del autobús que iba a llevarles a una manifestación y salvaron de las llamas a las imágenes que allí reciben culto, depositándolas en el Ayuntamiento. A salvo las imágenes sagradas, marcharon a su convocatoria. También habrá leído el comentario de José Aguilar en estas mismas páginas. Por su condición de director de las páginas de Opinión de este periódico y por ser de Trebujena, nadie más autorizado que él para sacar conclusiones del suceso. Estoy de acuerdo con él, en que esta actuación es una "demostración de la solidaridad elemental con los seres humanos en dificultades por encima de los credos y las ideologías".

Pero, si me lo permite el amigo Pepe, yo quiero añadir que esta bella demostración de solidaridad se me antoja que no obedeció sólo a que la pérdida de las imágenes iba a causar pena a los convecinos, sino que a los de IU el impulso de salvarlas le nacía de lo más profundo de su corazón. Además de solidaridad, hubo egoísmo, porque consideraban a las imágenes como suyas. Que me digan, si no, por qué en un pueblo donde los vecinos no llegan a 7.000 en la Semana Santa sale el Domingo de Ramos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén; el Martes Santo, Ntro. Padre Jesús de la Salud; el Miércoles, Ntro. Padre Jesús Nazareno; el Jueves, el Cristo de la Misericordia, y el Viernes, el Santo Entierro. O sea, cinco cofradías para 7.000 vecinos. Tocan a más que en Sevilla, donde para 700.000 habitantes, "sólo" hay 57 cofradías. No es imaginable que las cofradías de Trebujena importen, nazarenos, cargadores y monaguillos de los pueblos vecinos, porque en los días de Semana Santa todas las localidades necesitan de su personal. Por tanto -digo yo-, serán vecinos de Trebujena los que vistan la túnica o se metan debajo del paso. Así que solidaridad sí, pero también egoísmo, porque muchos del autobús no querían quedarse sin salir a la calle la próxima Semana Santa.

¿Y nos le parece a ustedes que es mucho mejor así? ¿Que en lugar de la quema de imágenes de los años 31 y 34, los oficialmente descreídos actúen apagando fuegos y salvando imágenes? Se ha hecho realidad así el verso de Alberti: "la Virgen del Baratillo/ sobre cuarenta costales/ sueña en la hoz y el martillo/ para aliviar tantos males/ Déjame esta madrugada/ lavar tu llanto en mi pena/ Virgen de la Macarena/ llamándote camarada". Y que quede entre nosotros, Pepe: de mocito, ¿vestiste el hábito blanco del Cristo de la Misericordia o el morado del Nazareno o, al menos, de niño, saliste de monaguillo?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios