El parqué

Pablo Cumella

Confianza

EL Íbex 35 rema contracorriente. Los analistas esperaban recortes, pero los inversores parecen dispuestos a exprimir hasta el último euro. Ayer sumó un moderado 0,51%, suficiente para hacerse fuerte por encima de los 9.300 puntos (hoy abrirá en los 9.389,40). Ni siquiera la caída del PIB español en el primer trimestre desanimó al mercado nacional. En el resto de plazas europeas, el DAX alemán avanzó un 1,60% y el CAC parisino un 0,87%. El FTSE 100 perdió un 0,31%.

Dentro del selectivo español, Acciona alargó su buena racha y se anotó una subida de un 5,98%. Esta vez el resto de constructoras no pudo situarse con las mejores, aunque, salvo Ferrovial, tampoco desentonaron. Los bancos se desentendieron e incluso se decantaron por las pérdidas. Sólo BBVA terminó en positivo (+0,23%). La amenaza de Moody's de rebajar la calificación crediticia de las principales entidades pesó demasiado sobre el sector. Santander restó un 0,41%, y aún peor parados salieron Popular (-0,63%); Banesto (-0,49%) y Bankinter (-0,45%).

En la parte alta también se situaron Iberia (+5,73%), a la que el enfriamiento de su fusión con British Airways sitúa en un escenario similar pero con Air France; Arcelor Mittal, con un repunte del 5,02%, y Endesa (+4,99%).

En la cola sobresalió Ferrovial, con un recorte del 2,78% después de repartir un dividendo bruto de 1,50 euros por acción a cuenta a las reservas voluntarias de la sociedad. Grifols restó un 2,01% y Mapfre (-1,26%).

La absorción de Banco de Andalucía por parte de Popular llevó a la entidad andaluza a liderar el mercado continuo con un rebote del 10,64%.

El barril de Brent subió hasta los 60 dólares y en el mercado de divisas, el euro llegó a superar los 1,37 dólares, aunque al final los perdió ligeramente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios