Al Consejo se le atraganta el caso Alaya

EL próximo sábado, día 25, Alaya cumplirá su primer mes como magistrada de la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, la Sala conocida como el Kremlin. La incorporación de Alaya a la Audiencia parecía algo efímero, unos días como mucho, pero los distintos avatares que se han producido en torno a la concesión de su comisión de servicio y, sobre todo, al reparto de las macrocausas en su particular pelea con la juez María Núñez Bolaños está haciendo que ese tiempo se prolongue más de lo esperado.

Hay quien apunta incluso a que la Comisión Permanente del CGPJ, que debe ratificar el reparto del trabajo aprobado por la Sala de Gobierno del TSJA, podría incluso dejar para después del verano la resolución definitiva.

¿A qué se debe este retraso? Aunque oficialmente nadie lo diga, lo que hay detrás de la demora en aprobar el reparto es la pugna por el control de las macrocausas, una batalla que se libra en el propio seno del máximo órgano de Gobierno de los jueces.

Desde que el pasado 7 de julio el TSJA aprobó la distribución del trabajo en el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, el CGPJ ha tenido hasta tres oportunidades de pronunciarse sobre la cuestión -en las reuniones de los días 9, 16 y ayer-. Puede que en la reunión del día 9 no diera lugar a introducir en el orden del día la cuestión, ya que deben realizarse algunos trámites como un informe preceptivo al servicio de Inspección.

Lo que no tiene lógica es que el asunto no se abordara en las dos reuniones siguientes de la Comisión, y ya se esté hablando de que podría incluirse -o no- en la que tendrá lugar el próximo martes, 28 de julio, lo que no hace más que redundar en ese conflicto interno que se vive en la sede del Consejo. Si la Comisión tuviera previsto ratificar, sin más, el acuerdo del TSJA, ya habría decisión. En la situación actual Alaya sólo se queda con los ERE y el delito societario de Mercasevilla, pero la juez pidió además la macrocausa de los cursos de formación y la de los avales y préstamos de Idea. Y para ello no dudó en acudir en su informe al ataque personal contra la juez Bolaños, a la que acusó de no estar preparada y de la que cuestionó su imparcialidad por su amistad con el consejero de Justicia, Emilio de Llera. Quizás el retraso del Consejo se deba a que están analizando si, en estas circunstancias, Alaya debe quedarse en el juzgado para "colaborar" con otra juez a la que ha lanzado tales acusaciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios