Cuaderno de dos rayas

Ignacio Martínez

Consenso sin sangre contra el terrorismo

MIKEL Buen, secretario general del Partido Socialista en Guipúzcoa, no pudo terminar ayer tarde de explicar su deseo de que los españoles vayan a votar masivamente. Votar contra ETA, que pide la abstención. Votar lo que quieran, siempre que sean partidos democráticos. "A mí el resultado…" Me da igual, iba a decir, pero rompió a llorar. Tienen que matar a uno de los nuestros, para que todos los partidos estén en su sitio. Nadie desentonó ayer en el campo de los demócratas, ni Rajoy, ni Rubalcaba, ni Ibarretxe, ni Zapatero.

Esta es la lección para la próxima Legislatura, sin necesidad de que haya sangre en la calzada, unas gafas por el suelo, cinco impactos de bala sobre un parabrisas, una familia rota y una vida menos, los partidos tienen la obligación de no utilizar el terrorismo como arma política, como chantaje, como coartada. Todavía la semana pasada el presidente de la Asociación de Victimas del Terrorismo decía que votar al PSOE era votar al terror, y un ex presidente aseguraba que el Gobierno seguía negociando con los terroristas. En fin, que vayan a Mondragón y se lo expliquen a la familia del socialista Isaías Carrasco.

El lehendakari estuvo bien: "Esto es una salvajada, una barbarie inhumana". Pero puede estar mucho mejor retirando su amenaza de referéndum sobre "el derecho a decidir" mientras siga activa esta banda de criminales. La determinación mostrada ayer por el presidente y el ministro del Interior contrasta con ingenuidades pasadas. Bienvenido todo el mundo a la cordura y al consenso antiterrorista. Ojalá nadie diga nunca que si no hay bombas es porque se ha cedido. Ojalá se mantenga este espíritu y todos los demócratas estén unidos, sin necesidad de que haya más sangre en alguna calle de España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios