Visto y oído

Antonio Sempere

Contentos

TENEMOS que estar contentos, dentro de lo que cabe, de que La 2 vuelva a ser parte de lo que fue. Que vuelva por sus fueros. Que no solamente no desaparezca sino que parte de su programación incluya estrenos. Tan habituados estábamos a la reposición que ya casi nos habíamos acostumbrado a la inercia de que todo, absolutamente todo, estuviese más visto que el TBO. Hasta las ediciones del Saber y ganar. Todo eran redifusiones de las redifusiones. Para ser justos, hemos de reconocer que hubo dos espacios que no pararon ni en verano. Mi reino por un caballo continuó emitiendo entregas nuevas. Las chicas de Arantxa Vela siguieron inasequibles al desaliento con sus piezas. Tampoco paró Días de cine, aunque vio acortada en media hora su duración.

A partir de ahora, poco a poco, iremos viendo las novedades. Lo mejor, tal como está el panorama, es que vuelva la normalidad, sin grandes alharacas. Lo mejor es saber que podemos contar con nuevas entregas de Página 2 con Óscar López, La mitad invisible con Juan Carlos Ortega, Redes (ahora con Elsa Punset). Y nuevos Imprescindibles, nuevas Noches temáticas y nuevos Documentos TV. Los de La 2 tampoco pedimos mucho más que buen cine, ese cine digno que nunca defrauda, y los referentes de siempre.

Y por la mañana, que no falte, ese programa que si no existiera habría que inventar, Para todos La 2, un compendio de buen gusto, que a lo largo de dos horas demuestra cómo es posible hacer un magacín de interés público con el que siempre se aprenden cosas interesantes. Ha iniciado su cuarta temporada. Quienes dicen que la televisión no hay nada bueno que ver pueden ver tumbada su teoría. Tenemos que estar contentos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios