La ventana

Luis Carlos Peris

A Contramano, un título de lo más coherente

PERSIGUIENDO la seguridad de sus usuarios, las bicicletas le han ganado la batalla al coche en esta ciudad tan surrealista. Lo han erradicado prácticamente del centro y están a punto de hacer lo propio con los peatones. Son cuatro gatos estos émulos de Indurain, que hay que ver la cantidad de arroz en forma de carril bici para tan poco pollo, pero tienen un peligro incalculable. Tan seguros como pedalean dado el amparo que han ganado, hay ciclistas que no van a ritmo de paseo sino de auténtica contrarreloj y, además, pasándose por el forro de sus caprichos el vigente Código de Circulación. Son tan heterodoxos en la forma de conducir que el ejemplo más gráfico lo tenemos en el nombre de la asociación que les acoge. A Contramano se llama y la verdad es que hacen honor al nombrecito, pues lo mismo les da lo que ordene la placa de turno. Ellos a lo suyo y a los peatones que les vayan dando por do más pecado haya.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios