desde mi córner

Luis Carlos Peris

Sobre la Copa y las depuraciones

Duro camino para el Sevilla en el torneo del K.O. y postura lógica la de responder por la situación del Betis

ELIMINATORIA, por presunción de competitividad, estrella es la que empareja al Sevilla con el Valencia tras un sorteo que evita que se repita la final del pasado año y que sería la final de siempre como cada cual vaya por un cuadro diferente. Está bien esto de que a partir de octavos ya se sepa cómo es el torneo, qué puede tocarte y qué va por otro lado. Y viendo lo cual, la eliminación del Betis ante el Córdoba adquiere un plus de frustración que no existía la noche de autos. El cuadro por el que viviría el equipo de Mel sería ideal para soñar, muy parecido al que hubo de sortear para alcanzar en el recordado 2005 el último éxito de su historia.

Y mientras se digiere lo del bombo copero hay que abundar en lo ocurrido en la junta anual del Real Betis Balompié. En ella destaca sobremanera la posición de descartar tanto el perdón como el olvido a lo perpetrado en los meses que estuvo Luis Oliver al mando de las operaciones. Otra posición no hubiese sido comprendida por unos béticos que viven sumidos en la indignación por la situación económica de su Betis del alma. Y de esa situación, no sólo Lopera ha de depurar responsabilidades, sino que también sería aconsejable que lo hiciesen aquellos que hicieron posible lo que hogaño anda desentrañando la impagable Mercedes Alaya.

Aquí ha llegado la hora de que el que la haya hecho pase por caja y no sólo se peca por comisión sino que también puede hacerse por omisión permitiendo que el de al lado haga lo que no debe. Y lo mejor de todo en esa reunión de accionistas fue su desarrollo, sin nada que ver con lo que ocurría en aquel tiempo de baladronadas, sicarios y un desorden vergonzoso que fue llevando al club a la situación en que se encuentra. La vida está muy dura en general y durísima para el Betis en particular, por lo que depurar responsabilidades de los que permitieron el endurecimiento es el camino lógico para que esa vida entre dentro de los lógicos parámetros de la normalidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios