BREVIARIO

Alejandro V. García

Copagos y misterios

LA tajante e incluso furiosa determinación de las comunidades autónomas del PP en rechazar el copago sanitario produce una inquietud profunda. Mentar el copago (salvo en Cataluña) es mucho peor que nombrar la soga junto junto a la viga del ahorcado. Si uno prueba a pronunciar la palabra maldita obtendrá una respuesta tan imprecatoria, colérica y tan fuera de duda que resulta todo lo contrario: chocante e inverosímil. Como esos niños que se limpian vivamente las comisuras mientras niegan haber comido chocolate. Frente a un problema tan grave como el sostén de la sanidad pública, respuestas tan categóricas e indudables resultan abiertamente sospechosas, sobre todo cuando por la puerta trasera se abre el paso a tan desmesurado recurso. Y escribo desmesurado porque el copago no es un recargo más sino la entrada de todos los recargos posibles, el hueco para desmoronar el carácter público de los servicios básicos. Por si fuera poco, la resolutiva oposición al copago va seguida de una apelación a las excepciones. Así, por ejemplo, Soraya Saénz de Santamaría, plantea un sonoro no salvo acuerdo nacional, claro. ¿Qué significa, como ha dicho Javier Arenas, que el copago no es el problema sino "la falta de pago en la sanidad"? ¿Qué quiere decir "un Pacto de Toledo a la andaluza"? A mí no me cabe duda: hay peores reformas que el copago y todas están por venir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios