la ciudad y los días

Carlos Colón

Coreografías de bata blanca

CON todo respeto hacia los médicos y sus reclamaciones frente a los recortes me pregunto si no podrían encuentrar formas menos frívolas, estúpidas y fuera de lugar de manifestar su preocupación e indignación que haciendo coreografías sobre una canción de Aretha Franklin. ¿Es que la imbecilidad televisiva y la memez de los vídeos colgados en las redes lo están asfixiando todo?

Si protestan tanto y tan ruidosamente, incluso manteniendo una huelga que necesariamente engordarán aún más las ya gruesas listas de espera, hay que suponer que lo hacen por motivos muy serios que afectan a lo más serio: la salud y la enfermedad. Y tratándose de cosas tan serias, ¿de verdad creen que montar una coreografía sobre Think, como hicieron en Madrid, es la forma más seria de protestar?

Ya sé que esta estupenda canción de Aretha Franklin es un canto a la libertad. Pero si en su estribillo se repite hasta 12 veces la palabra freedom, también se canta: "I ain't no psychiatrist. I ain't no doctor with degree. It don't take too much high IQ's to see what you're doing to me" ("No soy psiquiatra. No soy doctora con carrera. Pero no se necesita tener demasiado coeficiente intelectual para ver lo que me estás haciendo"). En el caso de estas protestas sí que se trata de doctores -o personal sanitario- con carrera. Y seguro que con un coeficiente intelectual alto. Por lo que sería de agradecer que encontraran formas menos estúpidas y más serias de manifestarse contra (recortes, privatización) y a favor (sanidad pública) de cuestiones tan graves.

Es cada vez más frecuente ver tamborradas carnavalescas en las manifestaciones motivadas por las cuestiones más dramáticas. Y a quienes participan en ellas partidos de risa. No lo entiendo. Buscar la eficacia de la protesta adoptando los métodos más espectaculares y extravagantes, y por ello con más posibilidades de difundirse por las redes y salir en los telediarios, es una forma de desactivarla. Poco habría conseguido Lenin si se hubiera puesto a bailar el Kasachok de Georgie Dann ante el palacio del Zar. Al poder le viene bien que sus opositores hagan el ganso para salir por la tele.

También podían haber elegido la canción That's Entertainment de Melodías de Broadway 1955, que dice aquello de "The world is a stage, the stage is a world of entertainment!" ("¡El mundo es un escenario, el escenario es un mundo de entretenimiento!"). Pero, desgraciadamente, la vida no es una comedia musical y el mundo no es un escenario de entretenimiento. Mucho menos en un hospital. Si están en juego la calidad y la universalidad de la asistencia sanitaria no hay razones para hacer coreografías. Trátese con seriedad lo serio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios