Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En Cornellà, otra oportunidad de quite

Un partido a hora ideal para chinos entre dos equipos con el ánimo recompuesto en Copa

Quién sabe cuántos chinos serán los que dejen lo que tengan entre manos para ver este Espanyol-Sevilla en horario para donde nace el Sol. Sean los que sean sus televidentes, la cita de hoy en Cornellà junta a dos equipos reactivados tras sus respectivos miércoles de oro en sus citas coperas. Si el Sevilla derrotó a un odiado enemigo, qué decir de lo que el Espanyol siente por su derrotado rival, el omnímodo vecino Fútbol Club Barcelona.

Vuelve la Liga y ésta confirma que Sevilla y Espanyol están separados por cinco puntos de distancia. Al final de la primera vuelta, ninguno ha cumplido con sus expectativas, de Champions uno y de un piso más alto en el edificio de LaLiga el otro. Pero el miércoles recibieron una sobredosis de autoestima de las de no te menees, puro queroseno, y esa cantidad de combustible puede redundar en cuanto acontezca a partir de la una en todos los relojes de la tarde de Cornellá.

Haber derrotado por vez primera a su eterno rival en el frío estadio junto a la Ronda de Cintura barcelonesa ha sido la mayor alegría que la tropa perica recibió en años. Al otro lado del campo, otro con las pajarillas revueltas tras paliar aquellas catástrofes del derbi y de Vitoria. O sea que nos estallará en la cara un pleito en el que ambas partes recobraron la ilusión, lo que acarreará una lid llena de atractivo y en el que se malicia una pelea fanatizada por cada balón.

Ignoro los modos de Montella, pero lo imagino agarrándose a lo que le ha salido bien en vez de apelar al aventurado juego de las rotaciones. En el Metropolitano le salió estupendamente darle las bandas a gente que tiende a jugar por dentro, por lo que no se prevén variaciones caprichosas. Incidíamos días atrás en los quites que el Sevilla afrontaba para hacerse perdonar. Fallido el de Vitoria, le salió bordado el de Madrid y a ver qué pasa en el tercero de Cornellà a hora de chinos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios