DE la Agrupación de Interés Económico (AIE) a la Corporación Pública de Sevilla Sociedad Anónima. El Ayuntamiento da un paso más en el intento de reorganizar y diluir las enormes pérdidas de algunas de las empresas municipales con la creación de esta macrocompañía que, gracias a su nuevo estatuto jurídico, le permitirá ejercer un mayor control en todos los sentidos y unificar las cuentas para tratar de compensar pérdidas y ganancias. Puede decirse que esta iniciativa es la última vuelta de tuerca a una estrategia que hasta ahora ha dado magros resultados. La AIE, en la práctica una central de compras, ha permitido mejores sinergias entre las sociedades municipales, pero no ha sido suficiente. La venta de las antiguas cocheras de Tussam para recapitalizar la empresa de transportes no supuso los ingresos previstos por el bandazo de última hora del gobierno municipal al decantarse por las VPO en vez de las viviendas de renta libre en el Porvenir. Tampoco se ha logrado colocar en el mercado, y mucho menos al precio inicial, la sede de Diego de Riaño. Lipasam no tiene luz verde de la Consejería de Economía para refinanciar su abultada deuda. Emvisesa no puede hacer más caja con el urbanismo por el cambio de ciclo inmobiliario y su orientación a las VPO. En resumen, los números rojos crecen en las empresas municipales, y no sólo por cumplir una función social en la vivienda o el transporte. También se está pagando la política de barra libre sindical practicada en su seno, con plantillas infladas por puros intereses partidistas o electoralistas, servicios deficitarios sin justificación, sagas familiares de carácter hereditario (como ha denunciado la Cámara de Cuentas), sueldos muy por encima del sector privado, jornada de 35 horas y otro tipo de privilegios. Todos esos polvos han conducido a estos lodos. Ante el bloqueo de otro tipo de salidas por la crisis o las renuencias de la Hacienda autonómica, se crea esta Corporación para integrar a las empresas rentables y a las que están al borde de la quiebra. Esperemos que el Ayuntamiento haya medido el riesgo cierto de que las que están en números rojos acaben arrastrando a las que aún presentan un balance positivo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios