Bicheo por la TDT

Fátima / Díaz

Corrupción e intriga magnéticas

HARLEE nunca tuvo elección. El personaje al que da vida Jennifer López en la nueva serie de NBC y Calle 13 en España, Shades of Blue, lleva sus razones tan pegadas al corazón que los sobornos se comprenden y justifican desde el minuto uno. Todo por Cristina, una adolescente de brillante futuro que no tiene ni idea de lo que llegaría a hacer su madre por ella. El amor más universal, visceral y poderoso mueve a esta agente de policía neoyorquina que hipotecó su alma para ser libre y proteger sobre todas las cosas a su pequeña.

Allí, para atar en corto a esta madre coraje y disfrazar de lealtad un vínculo tóxico y peligroso, se encuentra Matt Wozniak, comisario jefe que, con veinticinco años de servicio a sus espaldas, gobierna una intrincada red de acuerdos velados y prácticas ilegales a los que nadie puede escapar. Para este personaje, interpretado por Ray Liotta, familia y confianza se traducen en una única fuerza mucho más duradera y útil: poder. Poder sobre todos los miembros de un equipo que no parecen ser conscientes de que sus decisiones vitales nacerán siempre coaccionadas por la larga mano de un teniente que se llevaría a las mil maravillas con el capo de la mafia más temido.

JLo, para su debut televisivo, ha elegido interpretar a una mujer cuya fuerza, nacida de un instinto protector lleno de fiereza y determinación, no parece entender de restricciones. Da igual que la presión sea imposible. Jennifer López construye un personaje atractivo cuya lucha se agarra de manera inevitable a la curiosidad de un espectador que siente con Harlee, teme por ella y se enreda en este thriller magnético desde el primer capítulo. Las cartas de esta mujer que lo puede todo parecen estar completamente al descubierto. Harlee comienza su andadura en la serie en el centro mismo de la red, sin escapatoria alguna y haciendo las veces de mosca y araña, un tira y afloja complicado cuya intriga se basa en el misterio que rodea a su jefe, dueño y señor, Woz.

De momento, Shades of Blue peca de un abuso de su estrella. López no lo hace nada mal, manteniendo esa postura que proclama "vivo sumida en una situación imposible" a cada paso que da Harlee, esta carismática policía cuya evolución, hacia una posición menos vulnerable, se antoja digna de ver. Eso sí, el resto de personajes, aunque interesantes, parece que tienen que pugnar por un minuto de protagonismo al lado de esta fuerza irrefrenable de López, no dejando aire para unos secundarios de los que nos morimos por saber más. ¿Lo bueno? Si nos subimos a este drama de dilemas morales e intrigas policiales tendremos tiempo de descubrir mucho más gracias a esa segunda temporada que NBC ya ha anunciado que tendrá la serie. La merece.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios