pilar / larrondo

Cosa de reinas

QUE en Sevilla todavía pueda verse un revuelo de volantes y que aún anden practicando el alzamiento de catavinos los codos más insaciables me ha llevado a hacer reflexiones dignas de Punset en un anuncio de esos en los que habla del pan de molde. El traje de flamenca es el mejor traje regional de la historia. Y no lo digo por chovinista ni por pensar que lo andaluz no puede compararse con nada de Despeñaperros para arriba porque a los norteños les ganamos por goleada. Lo afirmo con todo el conocimiento de causa que una mujer que se viste de gitana desde que nació puede tener.

La que más y la que menos tiene en su haber varios vestidos de flamenca que usa para la feria de su localidad, para una romería o para ir al Rocío (aunque aquí es más recomendable utilizar una bata rociera, que para eso la inventaron). Entre todos esos trajes puede apreciar, aunque sólo tengan dos años de diferencia, que ni las mangas son iguales, ni el talle está a la misma altura ni el número de volantes es similar. Si echamos la vista atrás y nos remontamos a los 90 tenemos que recordar con vergüenza aquellos trajes en los que los volantes de las mangas tapaban las caras de las pobres usuarias y los volantes nacían allá por donde Julián Muñoz se colocaba los pantalones.

Mucho ha llovido desde entonces. Las mujeres han evolucionado y con ellas la moda, que no hace otra cosa que adaptarse a las nuevas necesidades de las féminas. La moda flamenca no iba a ser menos. Trajes que ciñen los cuerpos hasta llevarlos a la asfixia, mangas largas que estilizan los brazos, talles por encima de la rodilla que ensalzan la figura de la mujer andaluza y amplios escotes que dejan respirar cuando el calor aprieta. Por eso afirman los entendidos que no hay mujer en el mundo que no esté guapa vestida de flamenca. Por eso, desde la reina Sofía hasta Grace Kelly, todas han querido enfundarse en traje de flameca y armar jaleo con su revuelo de volantes porque, al final, vestirse de flamenca es sólo cosa de reinas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios