Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Cosas que pocos saben

HAY cuestiones que todo el mundo llega a conocer. Informaciones que traspasan la barrera de lo privado y se convierten en públicas, bien porque a alguno de sus protagonistas le interesa, bien porque, sin querer, terminan filtrándose. Luego existen otros asuntos que jamás llegan a ver la luz. Unos, por intrascendentes o, al contrario, peligrosos en exceso, así deben quedar pero, los otros, ¿por qué no contarlos? Es la eterna tesitura de esta profesión gracias a la que uno accede antes que el resto a, por ejemplo, aquello de lo que les vengo hoy a relatar.

Y es que, según me cuentan con bastante conocimiento de causa, algo está sucediendo en Sevilla. Eso no es ninguna novedad, claro. "Muchas cosas suceden en Sevilla", podrían, no sin razón, argumentarme ustedes. En ese caso, yo les replicaría que sí pero que, musicalmente, se trata de una ciudad con bastantes limitaciones y que, para su nivel de población, es muy poco pródiga en conciertos importantes. Así que imaginen lo que supondría, por ejemplo, una actuación de grupos como U2 o la mismísima Madonna a quien, por cierto, ahora le ha dado por besarse con toda la que se encuentra en el escenario -creo que, la última vez, ha sido una de sus bailarinas el público objeto de su deseo-.

El caso es que, desde el entorno de representación artística de la diva mundial del pop, se han entablado negociaciones con Alfredo Sánchez Monteseirín, alcalde de la ciudad de la Giralda que, hasta la semana pasada, aún tenía esperanzas de poder dar el notición a sus vecinos. Sin embargo, caprichosa, caprichosa, caprichosa, ha resultado imposible convencer a Madonna para que materializara Live in Sevilla, un vídeo sobre su medio siglo de vida que la artista tenía intención de rodar en nuestra tierra y que, al final, se ha esfumado como el humo.

Ojalá que con los Rolling Stones no suceda lo mismo pues, de igual forma, se está barajando que, la que se prevé como su última gira -en el 2010-, tenga la Torre del Oro como uno de sus decorados naturales. Vamos, para no callárselo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios