La ciudad y los días

Carlos Colón

Creadores de agua dulce

CITO literalmente para que no crean que esté bromeando. Título de la muestra: "Taller Internacional de las Tecnologías del cuerpo". Organizador, Jaime del Val: "Madrileño nómada de 33 años, artista de nuevas y viejas tecnologías visuales, sonoras, espaciales, corporales y textuales (pintor y artista digital, compositor y pianista, perfomer y coreógrafo, arquitecto virtual, escritor y filósofo); activista multidisciplinar (medioambiental, postglobal, post-gay/queer y naturista); investigador independiente, agitador culturalý". Programa del taller: "Cuerpos frontera. Estéticas y políticas en el Post-postmodernismo. Cuerpo, artes, tecnología y pensamiento crítico a debate a través de una serie de seminarios prácticos y teóricos, debates y performances con varios de los exponentes más destacados de este campo transdisciplinar. De la performance y la danza interactiva a la videodanza y el net-art!; de la electrónica en tiempo real a la arquitectura virtual; del software y el hardware a los instrumentos musicales; de los cuerpos amplificados y posthumanos a las teorías queer que cuestionan el género y la sexualidad establecidos; del ciberfeminismo a la ecología... Se hará una exploración de la práctica artística transdisciplinar y la teoría crítica, con lecturas de textos seleccionados...".

Estrella invitada: Sterlac, creador australiano de body art que -cito literalmente- "lleva más de 30 años revolucionando la escena de la performance y el arte electrónico y casi nueve intentando llevar a cabo su desafío más audaz a los límites biológicos del cuerpo: implantarse una tercera oreja, que no sólo reciba, sino también transmita. Ahora lo ha conseguido y luce una bonita oreja en la parte interna de su antebrazo izquierdo". El artista, por su parte, añade: "Había pensado implantarla en la cabeza, detrás de la original, pero había muchos riesgos, incluso de parálisis del rostro, y nadie accedió a realizar la intervención".

Todo lo paga la Obra Social de Caja Madrid que sufraga La Casa Encendida, "centro social y cultural abierto y dinámico en el que se dan cita desde las expresiones artísticas más vanguardistas, a cursos y talleres sobre áreas como medio ambiente o solidaridad", abrigado puerto en el que ahora amarra la nave modernísima, siempre subvencionada y tan dócil a los vientos socialistas como a los populares, de José Guirao. Lógico: ¿quién le pagaría a un señor para que se pusiera una oreja en un brazo? Para eso están los dineros de las cajas de ahorros, ayuntamientos, administraciones autonómicas y Ministerio de Cultura. El suyo y el mío, vaya.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios