PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Crematorio televisivo

LA emisión en abierto de la serie de televisión Crematorio, justamente premiada el año pasado como la mejor producción española de ficción, demuestra que, cuando se quiere, en España se promueve televisión de calidad. Incluso desde las cadenas privadas. La espléndida recreación de la corrupción empresarial y política en España desde los años 80 hasta nuestros días, adaptando la soberbia novela de Rafael Chirbes, muestra muy bien la depravación, hasta incurrir en lo mafioso, de esas gentes del pueblo que anteponen su ambición por encima de cualquier prevención legal o recato moral. Y esa doctrina del todo vale con tal de hacer dinero ha tenido en las televisiones un involuntario aliado para ventilarla dentro de los hogares.

Ha habido, y hay, tres tipos de telebasura. La de los morbosos programas de cotilleo; la de los sectarios informativos en autonómicas y locales; y la de las incendiarias tertulias para indignarse siempre con los mismos. Todo ello tiene trazas de seguir vertebrando las programaciones, por más que sea deleznable, por más que se achique o privatice la gestión de los faraónicos canales autonómicos, y por más dinero que pierden la mayoría de los grupos mediáticos privados que solo alcanzan irrisorias audiencias en el panorama de la TDT. Sin embargo, lo que está más en peligro con los recortes es la calidad en la oferta informativa, documental y cultural de Televisión Española. A través de La 1, La 2 y Canal 24 Horas. Sin ese referente, la mayor dosis de embrutecimiento está garantizada. Y está en juego un sistema político con independencia informativa o con parcialidad sistematizada.

Si España quiere seguir liderando el auge del idioma español a nivel planetario, no puede convertir su televisión pública en un canal de chicha y nabo. Pero cabe esperar cualquier insensatez autodestructiva de un país que se cargó buena parte de su litoral a mayor gloria de nuevos ricos sin escrúpulos que le abrían la puerta a las mafias foráneas. Crematorio. No se la pierdan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios