Editorial

Crisis dominó

EL Fondo Monetario Internacional y la agencia especializada Bloomberg coinciden en evaluar en más de 500.000 millones de dólares las pérdidas relacionadas con las hipotecas basura o subprime, detonante de una crisis que comenzó en Estados Unidos y que para The Economist puede acabar convirtiendo a España en su mayor víctima, por el frenazo en la construcción y en el sector inmobiliario. Según la prestigiosa revista, la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa, la mayor de la historia de nuestro país, y las viviendas vacías que en Seseña construyó Francisco Hernando, El Pocero, aun siendo un símbolo de la nueva situación económica española no constituyen sólo un problema nacional, sino que se proyecta sobre toda la Unión Europea, hasta el punto de que puede lastrar a la eurozona. En efecto, España aporta la octava parte del Producto Interior Bruto Europeo, pero su importancia es mucho mayor por la capacidad de consumo y generación de empleo mantenida hasta ahora y de la que se han beneficiado otros países comunitarios mediante un incremento de sus exportaciones. El "frenazo y estancamiento" reconocido por Zapatero y plasmado en el mínimo crecimiento del PIB nacional en el segundo trimestre del año -sólo una décima- puede tener un efecto arrastre sobre el resto de economías europeas, como también demuestran las últimas cifras macroeconómicas conocidas. Así, la multinacional británica de las telecomunicaciones Vodafone ha culpado al mercado español de la caída de sus beneficios por el menor número de llamadas realizadas por los inmigrantes a sus países de origen ante la necesidad de reducir su consumo por la crisis. En la misma línea se acaba de pronunciar ING Direct, el mayor banco online del mundo, para el que nuestro país es el mercado que peor se está comportando y el que más ha contribuido a la reducción de su beneficio. Son las consecuencias de la globalización económica, un marco en el que, según los analistas internacionales, el problema de España radica en su brusco despertar de un sueño ficticio, alimentado por un crédito barato que se utilizó para hinchar una burbuja inmobiliaria y ganar dinero fácil.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios