La ventana

Luis Carlos Peris

Cuenta atrás por las tórridas dunas del Coto

CAÍA el sol a plomo por Caño Guerrero y, por donde se asilvestran las dunas del Coto, un hombre joven se machaca por su arena tórrida y blanda a la búsqueda del tono muscular que le permita estar con garantías delante del toro de Bilbao. El toro de Bilbao es algo muy serio, hay que estar un punto más alto del cien por cien en lo físico y como la cita es para el jueves, pues a ver si con un esfuerzo se llega a tiempo. Es Morante quien desafía este calor africano del día después de la Virgen sobre la arena mullida y ardiente de Matalascañas. Lo hace lejos del mundanal ruido, en un paraje solitario, y para hoy hay unas vacas esperan para la prueba del nueve que le desvele si puede torear mañana en Málaga o hay que seguir esperando. Es el agosto de los toreros, ese agosto que se cobra a precio de sangre el tren de la gloria. ¿Vio usted el gesto inerme del Fundi a merced de un victorino? El toreo y su verdad, tremendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios