El parqué

Pablo Cumella

Cuesta abajo y sin frenos

El Íbex 35, que la víspera cerraba el peor semestre de su historia con una caída del 20,66%, continuó su particular calvario en el primer día de julio con un recorte del 2,29%, hasta 11,771 puntos, el nivel más bajo desde agosto de 2006. En Europa, con un panorama similar, Fráncfort registró un descenso del 1,56%, Londres cedió un 2,56% y París, un 2,11%. El rumor sobre un descenso del beneficio de Deutsche Bank en el segundo semestre apretó los bolsillos de los inversores, pero todo podría haber sido peor de no ser por la apertura de Wall Street que sujetó los mercados europeos.

El precio del petróleo y la liquidez crediticia siguen siendo el quebradero de cabeza de los inversores quienes siguen atentos a la reunión del BCE de mañana en la que Trichet podría anunciar una subida de los tipos de interés de un cuarto de punto. Con el crudo en máximos históricos, esta semana se celebra el XIX Congreso Mundial del Petróleo en Madrid y de momento nadie espera que la escalada cese.

En la primera jornada del semestre, sólo BME cerró en verde dentro del mercado de referencia español, con un 0,72%. En la caída del Íbex volvieron a ser protagonistas bancos y constructoras. Sacyr Vallehermoso cerró la sesión como farolillo rojo con un descenso del 7,82%, ACS perdió un 5,9%, FCC un 4,6% y Ferrovial un 4%. En el regreso de OHL, la compañía de Villar Mir registró una caída del 4,8%. Las entidades financieras peor paradas fueron Banco Popular (4,8%), Bankinter (3,5%) y Sabadell (2,2%). Del mismo modo, la inestabilidad del oro negro situó a Iberia entre los peores del día, con un 5,9% negativo, lo mismo que Telecinco, que cedió un 6,8%. De los grandes, Telefónica perdió dos décimas después de pasar el día en positivo, BBVA, un 1,3%, Banco Santander, un 1,6% e Iberdrola, un 4,6%.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios