Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Cuidado, que hasta el rabo todo es toro

Parte el Sevilla con la ventaja de su golpe de mano en Madrid, pero el enemigo es temible

Tras haberse hecho perdonar con los monumentales quites de Madrid y de Cornellá, el Sevilla emboca con casi plenas garantías de éxito oficializar su presencia en semifinales de Copa del Rey. La Copa se presenta como el gran, creo que único, señuelo del curso y el golpe de mano dado el pasado miércoles en el Metropolitano da alas sobradas a que el sueño se haga realidad. Por lo pronto, va ganando el Sevilla y eso no es poco.

Por supuesto que el que persigue lo mismo no es un cualquiera, pero la ventaja de esos dos goles en campo contrario y que cualquier empate le favorece invitan al optimismo. Desterrados la patética imagen de Mendizorroza y, sobre todo, el recuerdo del derbi, el Sevilla confirmaba el sábado lo del miércoles en Madrid, por lo que esta noche, la marcha a Nervión de la fiel infantería sevillista será con el firme paso de quien sabe que el éxito se toca con la yema de los dedos.

Claro está que de palpar a agarrar va un trecho y que al Sevilla le queda remar mucho no lo duda ni el más optimista de sus clientes. Estará enfrente el que quizá sea el equipo más rocoso del orbe, esa tropa que el racial Diego Pablo Simeone modeló a su viva imagen y semejanza. Llegará como una fiera herida tras sus veleidades de la ida y su accidente del sábado ante el Girona. Y una fiera como este Atleti es aún más temible cuando se enfrenta al que lo hirió, claro que sí.

Entonces, ¿a qué carta nos quedamos, señor? Pues a la de que cualquier cosa es posible y que en el fútbol de este nivel es toro hasta el mismísimo rabo. Pero juega a favor del Sevilla el hecho objetivo de que no es éste muy proclive a las espantás y que el cupo de ellas en este curso parece cubierto. Veo favorito al equipo de Montella, pero con mucho que decir por parte de la tropa del Cholo. Y así galopan las horas en busca de alcanzar el momento de un gran espectáculo, otro más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios