Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Culpables, todos menos Lopera

De nuevo lo mismo de siempre en el todavía Real Betis Balompié, mierda ante el ventilador a ver quién se libra

PARECE mentira, otra vez la misma película protagonizada por los mismos protagonistas. Esto no cambia, todo es lo mismo de siempre mientras los que dirigen al Betis ven cómo el todavía Real Betis Balompié se despeña sin que ellos sean capaces de otra cosa que no sea poner el ventilador detrás de la mierda para que todos salgan pringados menos ellos. Es un decir, claro, que ellos salgan limpios de esta nueva pelea de lavadero en que se convirtió el emblemático club sevillano desde la llegada del hombre más nefasto que registra la legendaria historia del todavía, y vamos a ver hasta cuándo, Real Betis Balompié.

Con seis puntos de distancia y cuando quedan dieciocho en el aire, Lopera ha ordenado tirarle a dar a los jugadores y a su enésimo entrenador. Cuando Víctor recibió el encargo de Lopera de volver al banquillo de Heliópolis, hubo amigos que intentaron hacerle desistir del ofrecimiento. Él podía convertirse en una nueva víctima del hombre que nunca tuvo culpa de nada y que utiliza los resortes del club para defenderse y también para atacar aunque jamás dé la cara. Es el único dirigente mundial que no es responsable de sus actos y que se siente celoso cuando alguien hace las cosas bien y, por ejemplo, se entretiene en colaborar a una conquista, la Copa de 2005.

Dice el entrenador, abrumado por un tropiezo más, lo que dijo y en vez de darle ánimos utiliza la radio que él maneja y el Betis sufre para echarle la culpa, toda la culpa, a los que todavía podrían hacer el milagro, milagro evidente, de ascender. Se mete contra el entrenador que él fichó, con los jugadores que él fichó y todos son culpables menos él, ¿qué habrá hecho él, pobre hombre, para que la gente le acuse de tanto como le acusa? Lo que nadie se explica es qué habrá hecho el todavía Real Betis Balompié para padecer a esta gente en general y a Manuel Ruiz de Lopera en particular. Ea, hijo, sigue poniendo mierda delante del ventilador, a ver hasta cuándo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios