el medio centro

Carlos Izquierdo /

Davis, pasado y futuro

España ha alcanzado una madurez y una constancia envidiadas, pero 2012, sin Nadal, será como una reválida

LA quinta Copa Davis de España en once años, la segunda que se consigue en La Cartuja, está llena de pasado y de futuro. De pasado glorioso y de futuro incierto. La Ensaladera conseguida ayer en Sevilla es la culminación de una década inigualable en el tenis mundial. De la mano del monstruo Rafa Nadal, abanderado en 2000 y protagonista en los otros cuatro éxitos, España ha alcanzado una madurez y una constancia envidiadas. Cada una de las Davis conseguidas ha tenido un héroe distinto (Juan Carlos Ferrero en Barcelona 2000, Carlos Moyà en Sevilla 2004, Feliciano López en Mar del Plata 2008, Rafa Nadal en Barcelona 2009 y David Ferrer en Sevilla 2011). Y eso ilustra sobre la variedad de registros que puede alcanzar el considerado mejor equipo de la historia del tenis.

No obstante y pese al extraordinario presente, tres títulos en cuatro años, el futuro se muestra algo incierto para las próximas ediciones. El extenuante calendario de la ATP ya ha hecho confirmar a Nadal que en 2012 no jugará. Sin el faro mallorquín, la Federación tiene que plantearse seriamente la formación de un doble de mínimas garantías, el verdadero talón de Aquiles de un equipo acostumbrado a cumplir el trámite con singlistas y a arreglar el casi siempre punto perdido del segundo día con la extraordinaria calidad desplegada en los enfrentamientos individuales.

Así, la edición de 2012 se presenta como una reválida para los Ferrer, Verdasco, Almagro... Ya demostraron este año en Estados Unidos que se puede alcanzar la gloria sin la tutela del padre Nadal, si bien esto se convertirá en norma a partir de enero. Quizá lo ideal sea tomárselo como transición y depositar la esperanza en los jóvenes que llegan (desde Nadal en el número dos hasta Pere Riba en el 89 nada menos que trece españoles pueblan el top 100 de la ATP). Sea lo que sea lo que decidan la Federación y el próximo capitán -la continuidad de Costa está en el aire- todo lo que venga será ya un añadido que anotar a lo ya inventariado por la mejor generación del tenis de nuestro país en una década para el recuerdo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios