PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Debate entre Petete y La Niña

LA mayor o menor habilidad en un cara a cara no garantiza ser mejor gobernante ni dejar de serlo. Con una eliminatoria a doble partido ha quedado claro que Zapatero tiene más capacidad para ganar debates porque remata mejor las ocasiones que se le presentan, aunque no domine el duelo en todo momento, y modula su voz con mayor número de registros para apelar a la fibra sensible del telespectador y parecer más novedoso. Rajoy le domina en el juego de centrocampistas, pero cuando pisa el área le falta definición para apuntarse tantos y aprovechar las oportunidades. Su estilo es más monocorde y previsible.

El debate de anoche fue más relajado y constructivo, con los candidatos menos robotizados, pero con excesivas reiteraciones y falta de brillantez. Zapatero hizo muchas más propuestas que Rajoy y supo intercalar compromisos en los que miraba a los ojos del telespectador. Su contrincante sólo fue tenaz en sus críticas con el caso del comerciante catalán sancionado por su letrero sólo en castellano. Con todo, el líder socialista fue fullero en su apelación al Libro Gordo de Petete que presentó como notario mayor del reino o bálsamo de Fierabrás, así como en su pertinaz alusión a lo que dijo o no dijo su contrincante en la primera pregunta parlamentaria de la legislatura, asunto que no le interesaba a nadie al otro lado de la pantalla.

Media España vio anoche cómo el futuro político se dirimió comenzando con el Petete de Zapatero y acabando con La Niña que Rajoy ha terminado por fijar como nuevo mito en el imaginario colectivo de la patria. La Academia propondrá que los debates de las elecciones de 2012 se emitan en horario infantil.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios