Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

'Debatosos'

EN 1993 aún restaban cuatro años para que nacieran Tómbola y Crónicas marcianas y quedaba más de un decenio para que viera la luz ese faro de las epiglotis rasgadas que fue TNT. María Patiño entonces iba a broncearse ufana a la piscina del Club Híspalis y todavía no se había revelado como la reina de los aspavientos y las advertencias en los platós. Los espectadores se asomaban al cristal (quedaba tiempo para que llegara el plasma), con cierta reverencia y hasta protegían el mando a distancia con celofán. Por eso se vivieron con cierto sobrecogimiento los duros diálogos que mantuvieron Felipe González y José María Aznar. Aquellos debates, por su impacto y novedad, se guardan en la memoria colectiva en la estantería de los abuelos, como una figurita de Lladró descatalogada. Si los dos ex presidentes (convertidos por el paso del tiempo en dos grandes hombres de Estado, comparados con sus pálidos sucesores) se acusaban de "faltar a la verdad", no pasaba de ser un pressing catch dialéctico, un pulso parlamentario con focos. Desde entonces los diálogos en la pantalla sólo podía ir a peor. Así sería.

La Sexta obsequiaba este domingo con un reportaje que analizaba lo que fue y lo que supuso aquella eliminatoria a ida y vuelta que remontó el pte. Gozález ante un Aznar que se llenó de gloria antes de tiempo. La retrospectiva nos dibuja un ataque de nervios general, a cargo de todos los implicados, cuando se estaba inventando una excepción televisiva.

Como Zapatero ha accedido al cara a cara, que necesita, el presidente de la Junta (y del PSOE), Manuel Chaves, se ha visto obligado a hacer lo propio, para el domingo 2 de marzo, ante Javier Arenas. Como un padre haría por un hijo, Chaves se sacrifica. Y en estas Arenas quiere meter de por medio al presidente de la Academia, Campo Vidal. Todo sea por desairar a Canal Sur.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios