LA reunión mantenida en el día de ayer por Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy había levantado gran expectación por ser la primera en año y medio entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, y por haberse convocado en el marco de la agudización de los problemas económicos intensificados tras la crisis griega. La agenda de la reunión preveía que se debatiese sobre las cajas de ahorro y sobre la ayuda a Grecia, pero los analistas y los mercados financieros esperaban que en ella se adoptasen acuerdos para hacer frente a las incertidumbres que se han disparado en las últimas semanas sobre la capacidad de la economía española para hacer frente a sus obligaciones financieras internacionales y, muy especialmente, a la falta de credibilidad del objetivo de reducción del déficit público al 3% del PIB en 2013. Sin embargo, después de más de dos horas de reunión sólo se alcanzaron acuerdos en los dos temas programados: el lógico apoyo del PP al plan de rescate de Grecia, una vez acordado por la Unión Europea, el FMI y el BCE, y el acuerdo para reformar la Lorca y agilizar el proceso de saneamiento y reestructuración de las cajas de ahorro antes del 30 de junio para que puedan utilizar los beneficios del FROB... y nada más. Mientras que se esperaba que se avanzase en algunos de los acuerdos urgentes (un plan realista para reducir el déficit público, que pasa necesariamente por la reducción del gasto público) y en las reformas estructurales que se vienen reiterando hasta la saciedad (reforma del mercado de trabajo, de la energía, del sistema educativo...), el presidente sigue confiando en la recuperación de la economía española y el PP se ofrece para gobernar con más capacidad que el PSOE. La respuesta de los mercados financieros a la decepción ha sido un nuevo descenso de la bolsa (-2,27%) y un aumento de la prima de riesgo hasta 131 puntos básicos con respecto al bono alemán, la mayor diferencia desde que existe el euro. Y los ciudadanos, el primero el Rey, muestran en todas las encuestas por aplastante mayoría la imperiosa necesidad de entendimiento de los líderes políticos para que compartan una estrategia de salida de la crisis que necesariamente será dolorosa... hasta el punto de que en distintos foros de internet se están planteando manifestaciones contra los susodichos líderes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios