Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Decididamente, H. H. fue el mejor

HELENIO Herrera ha sido considerado el mejor entrenador de la historia de la Liga. Por delante del mismísimo Miguel Muñoz, este trotamundos que nació en Buenos Aires y murió en Venecia ha sido distinguido de esa manera por el Cihefe, siglas del Centro de Investigación, Historia y Estadística del Fútbol Español. Mediante una concienzuda concatenación de datos, conceptos y demás parientes y afectos, el Mago salió elegido.

Don Helenio, como así era conocido en aquella provinciana Sevilla de los cincuenta, es el primer entrenador del que tengo constancia. Fue un ariete que permitió la irrupción de la figura del entrenador como la más importante dentro de un vestuario. Herrera llegó al Sevilla, a un buen Sevilla que él transformaría en un gran Sevilla, tras haber ganado dos Ligas con el Atlético de Madrid. Una de ellas, por cierto, mediante el catalán Azón cierto domingo de Feria en Nervión.

Hay que considerar también a Herrera como un precursor a la hora de darle a la táctica la prevalencia que ahora tiene. Y además del fruto que le dio la pizarra, no olvidemos de la importancia que le concedía al trabajo psicológico. Tanto rendimiento le sacaba a la motivación que convirtió al gran interior Arza en un goleador que hasta fue Pichichi; o a Romero, aquel coriano conocido como Manolillo el de las Vacas, en motivo de pesadilla para el colosal Paco Gento.

Con la muerte de Pizjuán, el Sevilla se le quedó chico y se fue de mala manera para triunfar con estruendo en un Barça en el que mandaba Kubala hasta que él llegó. Luego conformó un Inter alrededor de Luis Suárez cuando ya nadie le discutía su jerarquía. Falleció ya anciano en su adorada Venecia en el regazo de una esposa joven, jamás renunció a sus veranos de Matalascañas y casi veinte años después de su muerte se le reconoce como lo que fue, el mejor en un banquillo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios